LA TREGUA

MARIO BENEDETTI

La tregua un clásico del uruguayo Mario Benedetti

la tregua Mario Benedetti Uruguay Libro

Un clásico de Mario Benedetti

Quien piense que una relación entre un hombre maduro de casi cincuenta años y una joven de veinticuatro es un amorío inapropiado, producto del deseo o la ambición, no ha leído “La tregua” de Mario Benedetti. Obra que a pesar de haber sido escrita hace más de medio siglo sigue conmocionando a sus lectores, llevándolos de la mano a través de las memorias de Don Martin Santomé, quien empieza relatando sus últimos días antes de jubilarse y termina por narrar la parte más feliz de su vida. Es una historia que roza lo romántico aun cuando no nos deje separarnos de la realidad, en especial por su reflexivo e inesperado final.

Sumergido en una rutina común y sin emociones Martin escribe un diario, más con el objetivo inicial de llevar la cuenta de los días faltantes para su retiro, que por tener algo interesante que escribir. Aun así cada día nos describe un aspecto distinto y atractivo de su vida. Habla sobre la relación que lleva con sus hijos, su sentir respecto a la aparente indiferencia familiar, sobre algunos amigos y compañeros de trabajo.

Va narrando la experiencia más significativa de su día, como toparse con un borracho,  encontrarse un amigo de la infancia, o una aventura casual con una mujer que conoce en el autobús. Sin duda hay historias que pasan de lo común a lo sorprendente, y  nos sorprenden, sin embargo, lo comunes que son. A primera instancia es la historia común de un hombre en general recto y honrado, que tras la muerte de su esposa Isabel tuvo que criar a sus tres hijos: Esteban el mayor y el más indiferente, Blanca con quien tiene una relación de confianza y empatía, y Jaime su favorito sin embargo es a quien menos entiende debido a su preferencia sexual.

A pesar de haber enviudado joven el destino no le permitió volver a encontrar el amor, al menos no en veintidós años,  no hasta que conoció a Avellaneda.

Al paso de los días Laura Avellanada va figurando cada vez más en su sencilla y rutinaria vida, ella pasa de ser la empleada nueva que no tiene muchas ganas de trabajar, a ser una joven inteligente y capaz, una preciosura, hasta llegar a ser la razón de su vida. Con quien sostiene una cautivadora relación amorosa, aunque si bien él es correspondido la sombra de Isabel parece estar presente, así como el miedo a un futuro incierto y a una sociedad moralmente estricta.

Ingeniosamente la común vida de nuestro protagonista va tomando extrañas complicaciones que te mantienen inmerso en una lectura amena y fácil de digerir, de tal forma que no dejas de leer el libro hasta terminarlo. Haciendo evidente la experiencia literaria de Benedetti quien logra plasmar el sentir de un amante, amigo, viudo y padre, en un solo hombre.

Su sorprendente final nos deja con un sabor a lunes por la mañana después de unas increíbles vacaciones, de un descanso, de una tregua con la rutina cotidiana, con la vida. Con cierto recelo y rencor al destino, Martin deja de escribir su diario dándole fin no solo al libro si no a su amor, a su ilusión por vivir, a su esperanza de ser feliz.